Palabras del Embajador

A picture is displayed.


Amigos Nicaragüenses:
 
Llegué de nuevo a Managua el 8 de marzo después de veinte años.  Estuve en Nicaragua recién ocurrido el desastre natural del Huracán Mitch en 1998, ahí trabajé con proyectos de mitigación y recuperación del país.
 
Tengo lindos recuerdos del café de Jinotega, las flores de Masaya, las langostas de Chinandega, el Gran Lago de Granada y las playas soleadas del pacífico sur, etc.
 
Ahora, después de este largo tiempo me siento feliz de regresar a esta bella tierra de lagos, volcanes y poesía como Embajador del Japón, y constatar los avances de reconstrucción y desarrollo que Nicaragua ha vivido durante los últimos años.  Es por ello que deseo felicitar al pueblo nicaragüense por este gran logro.
 
Sabemos que Nicaragua disfruta de grandes recursos naturales, entre otros, tiene gente buena y laboriosa, paciente y que ha aprendido de su historia, por eso Nicaragua tiene un camino seguro para el desarrollo socio-económico.
 
Al asumir la importante responsabilidad de representar al pueblo y Gobierno del Japón, haré mis mejores esfuerzos para continuar con la tarea de fortalecer aún más la buena relación bilateral y los lazos de amistad que felizmente han unido a nuestras naciones por más de ochenta años.
 
Confío en que trabajaremos juntos para asegurar el progreso de Nicaragua y espero recibir sus sugerencias para ejercer mi misión de manera provechosa.
 

 

 


YASUHISA SUZUKI
Embajador Extraordinario y Plenipotenciario
del Japón